miércoles, 28 de diciembre de 2011

El trigo del brahmán

Una leyenda nos dice que cierto soberano indio tiranizaba cruelmente a su pueblo, y un sabio brahmán inventó el chaturanga con el fin de enseñarle a tratar debidamente a sus súbditos. En el juego el rey nada podía hacer sin la ayuda de las otras piezas, no obstante era la pieza principal.

Sorprendido por la ingeniosidad de chaturanga, el soberano dio palabra al brahmán de no tiranizar más a su pueblo y se comprometió a concederle lo que pidiese, y éste, queriendo darle una nueva lección, pidió que le recompensase con la cantidad de
trigo que resultara de poner un grano en la primera casilla, dos en la segunda, cuatro en la tercera, ocho en la cuarta y así sucesivamente siempre doblando la cantidad. El soberano, estimando que el tablero tenía sesenta y cuatro casillas y que la recompensa no montaría un saco de trigo, le concedió la petición que tan modesta parecía a primera vista. Pero, después de haber hecho los cálculos, resutó que todo el trigo de la India no era suficiente para recompensar al brahmán.

¡Pues se necesitaban nada menos que 18.446.744.073.709.551.615 granos!

Para producir tal cantidad de trigo, habría que sembrar setenta y siete veces todos los continentes de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario