miércoles, 18 de enero de 2012

Final 003. El de la maestría de Capablanca

Como tercer final, he querido rescatar uno muy conocido (de hecho ha sido publicado en muchos libros a lo largo de la historia) porque, además de ser brillante, me parece muy instructivo. En más de una ocasión y supongo que a vosotros también os habrá pasado (os voy a tutear, pero con "t"), he visto en libros algunas partidas, finales...que tienen un árbol
de variantes inmenso, a veces demasiado pesado. Es cierto, que en muchos/as de ellos/as es necesario tal estudio por lo complicado de la posición. Pero, a mí, lo que más me llama la atención es aprender algo con sencillez, una idea que se retenga sin arduos análisis, simplemente quedarse con el concepto.

Con todo este rollo que os he soltado, quería expresaros que en este final, Capablanca nos enseña la importancia de la actividad en un final de torres. No hace falta ir mucho más allá en la posición, la idea es lo importante. Albergar una torre en séptima con amenazas de mate en un final de torres, decanta el resultado a favor en numerosas ocasiones.

Por último, deciros que no os aburran los finales, que deben ser muy tenidos en cuenta. Como decía el propio Capablanca : "Para mejorar, antes de nada hay que estudiar finales, ya que mientras éstos pueden ser estudiados y dominados por sí mismos, el medio juego y la apertura deben ser estudiados en relación con los finales.

Y, por fin, la mejor parte de la entrada, el momento en que dejo de escribir y os paso con el maestro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario