sábado, 11 de febrero de 2012

Alfonso X El Sabio, precursor del "axedrez"


'El Libro de los juegos', o 'Libro del ajedrez, dados y tablas' (en su transcripción original 'Juegos diversos de Axedrez, dados, y tablas con sus explicaciones, ordenados por mandado del Rey don Alfonso El Sabio'), fue realizado por Alfonso X, rey de Castilla, León y Galicia entre 1251 y 1283.


El libro consta de 98 páginas, con 150 ilustraciones en color. Los juegos cubren el ajedrez (incluyendo los problemas de ajedrez más antiguos que se conocen en Europa), el alquerque, los dados y tablas (la familia de juegos que incluye al backgammon). El libro contiene la descripción más antigua de alguno de estos juegos, incluyendo algunos importados de los reinos musulmanes.

El libro es uno de los documentos más importantes para la investigación de los juegos de mesa. El único original conocido se encuentra en la biblioteca del Monasterio de El Escorial, cerca de Madrid, aunque se conserva una copia de 1334 en la Real Academia de la Historia. La obra está encuadernada en piel de oveja y mide 42 × 30 cm.

El ajedrez llega a Europa de la mano de los musulmanes a través de Al-Ándalus y las cruzadas. El juego se hace muy popular, sobre todo en el Imperio y en España. Con el avance de la Reconquista el ajedrez no cae en el olvido, sino que es practicado por los nobles y clérigos cristianos.

Durante la Edad Media se escriben al menos cuatro obras sobre el ajedrez, por parte de los judíos. Una de las más destacables es el 'Poema de ajedrez' atribuido al célebre rabino sefardita Abraham ibn Ezrah (1092-1167). El ajedrez se considera juego de nobles y se llega a prohibir su práctica al pueblo. Se recomienda comenzar su enseñanza a los seis años.

Hasta finales del siglo XII las casillas del tablero eran de un solo color, normalmente blancas, con los trazos de separación marcados, pero ya en el siglo XIII la alternancia de casillas negras y blancas estaba totalmente generalizada.

La Iglesia, no obstante, llegó a prohibir el ajedrez, porque se solía apostar dinero, incluso en 1212, duarnte El Concilio de París, se llega a condenar el juego, en una mediad que fue impulsada por los obispos Guy y Eudes de Sully. Esta sentencia es confirmada en Polonia por el rey Casimiro II y en Francia por San Luis (1226-1270), lo que no quita para que el Museo del Louvre conserve un juego perteneciente a al propio San Luis. Sin embargo, y como era de lógica, estas prohibiciones caen en saco roto.

La extraordinaria obra de traducción, recopilación y legislación que Alfonso X El Sabio que hizo durante su reinado (1251-1284) incluyó la composición del libro de ajedrez antes citado: 'Juegos diversos de axedrez, dados, y tablas con sus explicaciones, ordenados por mandado del rey don Alonso El Sabio'. Se trata del libro mas antiguo de ajedrez (como tal) que ha llegado hasta nuestros días.

La obra, que data de 1283, consta de 98 folios de pergamino con 150 espléndidas miniaturas. Está dividido en siete partes, la primera de las cuales es la que está dedicada al ajedrez: «Libro de ajedrez». En ella se describen las reglas y se incluyen 103 problemas, de los cuales 89 aparecen en otros tratados de origen árabe.

Fue en España, y en tiempos de Alfonso X el Sabio cuando los "trebejos" o piezas del ajedrez tomaron ese aspecto medieval que tiene hoy, con el rey y la reina (llamada entonces alferza o capitán), los caballeros, las torres y los obispos, que en español siguen siendo alfiles. La forma de jugar antes de 1475 era más parecido a como jugaban los persas en el siglo V que al ajedrez actual. Anteriormente las torres se llamaban roques (de ahí la palabra enroque) y la dama era la reina, término que aún se usa en la actualidad. El caballo representa al caballero andante (por esta razón la traducción al inglés es knight y no horse). El alfil, "al-fil" es una palabra árabe de origen pelvi que significa elefante, aunque también representó otros personajes como el obispo (bishop en inglés o bispo en portugués) o el bufón (en la actualidad en Francia se le llama fou, loco).

En 1987, apareció mediante la editorial valenciana Vicent García Editores, una tirada del libro de 2000 ejemplares numerados ante notario que se encuadernos con piel de cabra tintada a mano; páginas a base de papel de fabricación especial, envejecido, imitando a la vitela; con 150 representaciones miniadas con pan de oro y a todo color; y presentación en caja-estuche que incluye el facsímil y se acompaña con un volumen complementario en el que figuran estudios históricos, artísticos y ajedrecísticos, además de la transcripción completa del texto, todo ello a cargo de profesores y académicos de reconocido prestigio. Esta edición tan exclusiva, se encuentra en la actualidad totalmente agotada.

Actualmente, la empresa especializada en la realización de facsímil originales, Scriptorium, ofrece una réplica casi exacta en cuanto a tamaño y material del 'Libro de los juegos de Ajedrez, Dados y Tablas'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario