miércoles, 15 de febrero de 2012

El "Match del Siglo"


El Campeonato del Mundo de ajedrez de 1972 fue un encuentro entre el aspirante, Bobby Fischer (USA), y el actual campeón Boris Spassky (URSS), que tuvo lugar en la capital de Islandia, concretamente en el Laugarðashöll Arena de Reijkiavik, conocido popularmente como el "Match del Siglo". Tras doblegar a Spassky por un tanteo final de 12½-8½, Fischer se convirtió en el primer estadounidense en ser campeón del mundo oficial desde que Wilhem Steinitz, primer campeón oficial, se convirtió en ciudadano estadounidense en 1888. Esta victoria también acabó con 24 años de supremacía soviética del Campeonato del mundo


La primera partida tuvo lugar el 11 de julio de 1972, acabando con la vigesimoprimera partida, un mes y medio después, el 31 de agosto. Esta última terminó mediante una llamada telefónica de Spassky, después de 40 movimientos, en la que renunciaba a seguir. De este modo, Fischer se convertía en el undécimo campeón del mundo oficial.

Antecedentes

El encuentro se disputó en plena "guerra fría" entre las dos super-potencias, aunque en aquel momento existía cierta distensión entre las posturas de ambos bloques.

El ajedrez soviético se había mantenido en todo lo alto durante un largo período, siendo Boris Spassky el último gran jugador de una serie ininterrumpida de soviéticos campeones del mundo, que se remonta al año 1948.

Por su parte, Robert James Fischer, fue un excéntrico personaje que, con sus 29 años, criticaba el sistema soviético aduciendo que, entre ellos, se acordaban empates cortos en torneos, obteniendo ciertas ventajas del todo injustas. Dotado de un inquebrantable espíritu de lucha, Fischer raramente firmaba tablas en posiciones poco claras o iguales.

Las expectativas sobre Spassky fueron enormes ya que, para los soviéticos, el ajedrez iba mas allá del mero enfrentamiento deportiva, sino que trascendía en la política.

Spassky, el campeón, ya conocía lo que era la derrota en una partida por el campeonato del mundo, cuando sucumbió ante Tigran Petrosian en 1966, aunque dos años mas tarde, e 1968, ganó sus enfrentamientos contra Viktor Korchnoi, Efim Geller y Bent Larsen con el objeto de revalidar su derecho a repetir el enfrentamiento contra Petrosian por el título. En esta segunda ocasión, Boris no dejó escapar la oportunidad, proclamándose décimo campeón del mundo por un score de 12½-10½. Al contrario del estilo soviético, Spassky se caracterizaba por una clara vocación hacia el juego de ataque aparejada a una espléndida capacidad para llevar la iniciativa. Anteriormente a la disputa del campeonato del mundo, los choque oficiales entre soviético y estadounidense se resumían en cinco, con tres victorias para Boris y dos tablas.

El camino de Bobby Fischer durante los encuentros en el torneo de candidatos fue sencillamente, demoledor, tras pasar por encima de maestros de la talla del soviético Mark Taimanov o el danés Bent Larsen con tanteos de 6-0. El último escalón hacia Islandia se llamaba Tigran Petrossian, con el que Fischer empató las cinco primeras partidas y, de repente, algo sucedió en el juego del americano, que decidió el match con ¡cuatro victorias consecutivas!


En el momento del "match del siglo", Fischer tenía el ELO mas alto que cualquier otro jugador hubiera sido capaz de obtener a lo largo de la historia con 2785 puntos, muy por encima del actual campeón que no pasaba de los 2660, 125 puntos por debajo de Bobby. Este hecho, junto al excelente torneo de candidatos que había protagonizado, daban a Fischer como claro favorito, aunque en otros círculos las sensaciones eran totalmente lo contrario, ya que Spassky nunca había perdido una partida contra Fischer. Las apuestas estaban divididas.

El equipo que rodeó a Spassky durante el match fue el formado por Efim Geller, Nikolái Krogius, Iivo Nei y William Lombardy, junto al abogado Paul Marshall, quien jugaría un papel importante en los acontecimientos que rodearon el encuentro. El representante de la USCF fue Fred Cramer, con Lothar Schmid como árbitro.

Poco antes del partido, Fischer exigió que los jugadores recibieran, además del premio acordado en 125.000$ (58.000 al ganador y 38.000 para el perdedor), un 30% de los ingresos procedentes de derechos de televisión y otro 30% de la taquilla. No obstante, Fischer no estuvo presente en Islandia para la ceremonia inaugural, prevista para el 1 de julio, con un comportamiento cargado de contradicciones que le acompañó durante toda su vida. Finalmente voló a Islandia y accedió a jugar después de un aplazamiento de dos días tras un enfrentamiento con el actual presidente de la FIDE, el holandés ex-campeón mundial Max Euwe, tras la intervención del banquero Jim Slater duplicando los premios, aunque también hubo una buena dósis de presión política por la conversación que el secretario de estado, Henry Kissinger, se supone que explicando a Fischer la importancia de que aquel verano de 1972 visitara Reijkavic.

Un enfrentamiento de élite, como el que estaba a punto de producirse, implicaba que los oponentes se prepararan un par de aperturas profundamente, con el objeto de ponerlas en práctica en repetidas ocasiones, de la misma forma que suponía un análisis exhaustivo de la líneas princiapales que se conocían de su rival. Fischer se había caracterizado por su escaso repertorio de aperturas, jugando 1.e4 con blancas y la variante Najdorf de la Defensa siciliana como negro contra 1.e4. Conocedor de que el mundillo del ajedrez esperaba que su estrategia de juego no cambiaría mucho, Fischer sorprendió a Spassky modificando su rutina de aperturas, jugando otras que rara vez habían aparecido en sus anteriores juegos (como 1.c4 como blanco; o la Defensa Alekhine, la Defensa Pirc y la variante Paulsen de la Siciliana, como negro).

El match

El enfrentamiento se planteó al mejor de 24 partidas, contando 1 punto por victoria y ½ punto por tablas, terminando cuando uno de los jugadores alcanzara los 12 puntos. Si se hubiera producido un empate 12-12, el campeón defensor (Spassky) conservaría el título. Durante las partidas, se efectuaría un primer control transcurridas dos horas de partida, durante las cuales los jugadores deberían haber completado un total de 40 movimientos. Cada jugador tenía derecho a tres aplazamientos por razones médicas. Las partidas se programaron para jugarse los domingos, martes y jueves de cada semana, reanudándose una partida al día siguiente en caso de poder terminarla y estipulando los sábados como día de descanso.

Como petición expresa de Fischer, se utilizó un tablero de ajedrez modelo Staunton.

Partida 1
Tras una tranquila Defensa Nimzo-India y tras una serie de intercambios de piezas, la posición que resultaba no hubiera escandalizado a nadie, en caso de haber acabado en tablas.

No obstante, Fischer se equivocó con 29... Bxh2?, encerrando su álfil tras 30.g3, con la ganancia de dos peones a cambio de esa pieza menor, un error de principiante. Según Garry Kasparov, Fischer hizo un cálculo inadecuado pues descuidaba una posición en la que perdía. Según Svetozar Gligoric, Fischer hizo el movimiento muy rápidamente y piensa que simplemente pasó por alto la jugada intermedia que dejaba escapar su álfil. Por su parte, Anatoly Karpov sugirió que Spassky tenía miedo de Fischer y quería demostrar que él podía llegar a hacer tablas y que, debido a características inusuales de la posición, Fischer tenía buenas posibilidades de tablas a pesar de tener tan sólo tener una recompensa a cambio de su álfil. Después realizar otro mal movimiento en la jugada 40, Fischer abandonó en la movida 56.

Partida 2
Tras esta primera derrota, Fischer pidió más exigencias a los organizadores, incluyendo que se retiraran las cámaras de televisión, hecho al que no se accedió y Bobby se negó a disputar la segunda partida, dando una victoria por defecto a Spassky. Su apelación fue rechazada, pero Karpov especula con la posibilidad de que Fischer realizara esta acción para desvirtuar la concentración de Spassky.

Con una puntuación ahora de 2-0 a favor de Spassky, muchos observadores creían que el encuentro había tocado a su fin cuando el excéntrico jugador abandonara la isla, pero no lo hizo. Algunos lo atribuyen a una nueva llamada de Kissinger unida a una ingente avalancha de telegramas en apoyo al norteamericano. Spassky, debido a su gran espíritu deportivo y el respeto y simpatía que profesaba con Fischer, acordó jugar la tercera partida en una pequeña habitación de bastidores, fuera de la vista de los espectadores. Según Pal Benko y Burt Hochberg, esta concesión fue un error psicológico por parte de Boris que, a la postre, le resultaría demasiado caro.

Partida 3
En esta partida se dio el punto de inflexión en el enfrentamiento. Pero antes del mismo, Bobby empezó a inspeccionar si los equipos de control remoto que habían habilitado para grabar la partida hacían ruido, y todo el mundo vio peligrar de nuevo la celebración de la partida, temiendo que no estuviera todo a punto del exigente maestro americano. Finalmente, Bobby se sentó y empezaron a jugar.

Después de la Defensa Benoni que se planteó, Fischer demostró su aguda sentido de la intuición, tras jugar un movimiento que permitía a Spassky con blancas hacer añicos la estructura de peones, pero pocos vieron que el contrajuego del negro era suficiente como alzarse con la victoria. Sorprendido por la novedad introducida por Bobby, Boris no pudo hacer nada para evitar la derrota.

Partida 4
Fischer, ahora con blancas, jugó la variante Sozin contra la Defensa Siciliana de Spassky. Spassky intentó llevarse el gato al agua mediante el sacrificio de un peón que le propiciaba un fuerte ataque, pero no fue suficiente, finalizando la partida con medio punto para cada jugador.

Partida 5
De nuevo con la Nimzo-India, esta vez la variante Hübner, dio comienzo el quinto enfretamiento. Fischer refutó el ataque de Spassky a atacar y obtuvo una posición bloqueada donde Spassky no pudo defender los peones débiles por una parte, y por la otra su pareja de alfiles no tenían muchas perspectivas. Después de un error, Spassky tuvo que abandonar tras verse envuelto en una serie de dobles amenazas que le abocaban a la derrota indefectiblemente.

Partida 6
Fischer, que casi siempre abría con blancas con 1.e4, volvió a jugar 1.c4 por tercera vez en competición oficial, la transposición del gambito de Dama declinado, variante Tartakower. Tras un olvido aparente de Spassky en una posición que había comentado con Geller, el soviético se vió obligado a abandonar, a pesar de tener calidad de mas, pero una posición caótica en el enroque.

Spassky reconoció esta partida como la mejor de todo el choque. Fischer se ponía por delante por primera vez.

Partida 7
Spassky juega 1.e4 por primera vez, a lo que Fischer se defiende de forma agresiva con la variante del peón envenenado de la Siciliana Najdorf, la preferida de Bobby, quien consolidó la posición con su peón extra incluso alcanzado un final ganador. Fischer comienza a jugar de manera despreocupada, lo que permite a Spassky conseguir unas sufridas tablas por jaque continuo.

Partida 8
Fischer jugó nuevamente 1. C4; desarrollando la apertura inglesa en lugar de la transposición que se había dado en la partida 6. Spassky, abandona tras un intercambio que le deja en desventaja posicional, aunque no está claro si fue un sacrificio o, simplemente, una torpeza. Bobby vuelve a ganar para ponerse dos puntos por delante en el marcador provisional con 5-3.

Partida 9
El inicio de esta novena partida tuvo un retraso debido a que Boris alegó algún tipo de enfermedad, pero una vez iniciado el juego se desarrolló bajo una variante de la Semi-Tarrash, que declinó el gambito de Dama. Fischer jugó una novedad teórica y el juego terminó en un empate tranquilo después de sólo 29 movimientos. El comportamiento de los jugadores, sin embargo, que llevaban muchas horas de entrenamiento antes de la partida, se convirtió en un "baile de dos hombres muertos", según comentó un espectador, ya que, ambos jugadores no dejaban de balancearse hacia atrás y hacia delante en sus sillas.

Partida 10
La apertura española, o Ruy López, marcó el comienzo del décimo asalto por el título mundial, de la que Fischer se mostraba como todo un experto. Tras ello, Bobby inició un peligroso ataque por el flanco de rey, que colocaba al negro en una situación crítica. Spassky, que había sacrificado una pieza menor, a cambio de un peón, y de situar a dos peones pasados, y conectados, fue una compensación casi suficiente. Con posibilidades clara de tablas para Spassky, éste jugó de manera inexacta y Fischer ganó partida gracias a la precisión de los movimientos del americano.

Partida 11
Esta partida acabó con una victoria dramática de Spassky, en el que no apuntaba el 1-0 en la planilla a su favor, desde los dos primeros juegos. Similar a la partida número 7, Fischer ensayó su variante favorita (la del peón envenenado), pero Spassky le consiguió sorpreder con un sorprendente 14.Cb1, en el que el caballo "volvía a la cuadra". Aunque análisis posteriores demostraron que el movimiento era suficiente para conseguir la igualdad. Después de una defensa inferior por parte de Fischer, Boris Spassky había atrapado conseguido atrapar la dama estadounidense, deparando su primera victoria con el peón envenenado, que en este caso se le atragantó a Fischer.

Hasta ese momento se habían disputado la mitad de las partidas de que iba a constar el choque, pero eso aún no lo sabían los contendientes.

Partida 12
Un tranquilo Gambito de Dama declinado, terminó con una partida en tablas después de 55 movimientos y alfiles de diferente color.

Partida 13
Fischer evitó la Defensa siciliana, con la que había perdido hace dos partidas, adoptando en su lugar, la Defensa Alekhine. Tras una secuencia de alternativas hacia un bando y el otro, el juego parecía abocado a un final de tablas, algo que coincidía con la deducción a la que había llegado el equipo de analistas soviéticos. No obstante, Fischer se quedó analizando hasta las 8:00 h. de la mañana siguiente, siendo la reanudación a las 14:30 h. a la mañana siguiente analizarla (la reanudación en 14:30). Aunque no había dado con la victoria de una manera clara, Fischer preparó una serie de trampas en las que cayó Spassky, perdiendo finalmente la partida. El equipo analista de Boris se quedó boquiabierto y el propio Boris se negó a abandonar la sala de juego durante tiempo, incrédulo ante lo que había sucedido en el tablero.

El ex-campeón de mundo, Mikhail Botvinnik, dijo que este juego le causó una gran impresión, y que nunca había visto nada parecido en ajedrez hasta la fecha, catalogándolo como el mayor logro creativo de Fischer, en el que resolvía un final de alfiles de colores opuestos, en el que atrapaba su propia torre, seguido de un ataque de cinco peones pasados luchando contra la torre blanca.

Cuando Boris Spassky y Bobby Fischer estrecharon sus manos, parte de la audiencia pensó que había acordado tablas, pensado que 75.Rf4 empataba el encuentro. Pero 75... Rxd4! 76.Rxd4 Ke2, gana el negro; 75.Be5 TD1 76.Kxb3 Te1, también gana el negro. En definitiva, impresionante Fischer.

Partida 14
Después de cupmplido el aplazamiento solicitado por Spassky, el juego lo comenzó Fischer con un nuevao Gambito de Dama declinado, quien jugó despreocupadamente hasta que perdió un peón en el movimiento 21. Sin embargo, Spassky se lo devolvió seis movimientos mas tarde, merced a nuevo error, en este caso del soviético. En la jugada 40 acordaron tablas. Este hecho, el de partida empatada, se sucedió durante los siguientes seis encuentros, como ahora se verá.

Partida 15
En esta partida, Fischer volvió al esquema Najdorf de la Siciliana, pero tocando la línea principal, en lugar de la variación de peón envenenado con el que perdiera en el decimoprimer round. Tras el movimiento 13, Fischer sacrifica un peón a cambio de un claro contrajuego. Spassky aceptó no sólo ese, sino un segundo peón mas, permitiendo dotar a Fischer de un fuerte ataque. Spassky, al borde del desastre, encontró respuestas milagrosas, a pesar de la presión del tiempo, con lo que Fischer sólo pudo conseguir un empate por triple repetición después de 43 jugadas.

Partida 16
Fischer jugó la variante del cambio de Ruy López, una de sus líneas favoritas, para iniciar esta partida. Spassky se defendió bien y después de una ráfaga táctica, ya en el final, terminó con ventaja de un peón extra. Aunque en la teoría se podían haber acordado tablas en el movimiento 34, Spassky utiliza su ventaja material para "torturar psicológicamente" a su rival prolongando el juego hasta la jugada 60, antes de firmar unas nuevas tablas.

Partida 17
La Defensa Pirc fue la protagonista de esta partida en la que Fischer la utilizaba por primera vez en su carrera. Tablas.

Partida 18
La Defensa siciliana, con el ataque Richter-Rauzer, terminarían de nuevo en tablas por triple repetición.

Partida 19
Tras utilizarse por segunda vez la Defensa Alekhine, en lo que iba de enfrentamiento, la partida termnió en tablas sin incidente alguno.

Partida 20
De nuevo el ataque Richter-Rauzer, con el que Fischer fue incapaz de avanzar, permitiendo a Spassky una mejor posición. Fischer buscaba las tablas, pero Spassky evitó dos veces la triple repetición, incluso en el movimiento 54, Fischer hizo una afirmación incorrecta de repetición triple, aunque Spassky accedió finalmente a un empate.

Partida 21
La vigesimoprimera partida del enfrentamiento por el Campeonato del Mundo de 1972 entre Boris Spassky y el aspirante, Bobby Fischer, resultó para ser la última.

En ella, Fischer introduce una línea en su Defensa siciliana que nunca antes había jugado, siendo una total novedad para un sorprendido Spassky. Spassky jugó un pésimo final, que se vio interrumpido por la gran ventaja que había obtenido Fischerl final y el juego fue interrumpido con una gran ventaja para Fischer.

El 1 de septiembre, el día previsto para la reanudación de la partida, el árbitro Lothar Schmid informó a Fischer y a la audiencia allñi congregada que Spassky había abandonado la partida por teléfono, proclamando a Fischer como nuevo Campeón del Mundo, aunque mucha gente pensó que aquellas no eran formas de abandonar la corona de campeón del mundo, habiéndose de presentar en el momento de la cesión de tan importante título.


El marcador final quedó, por tanto, de 12-8 a favor de Fischer, convirtiéndose en el undécimo Campeón del Mundo. Spassky ganó tres partidas, mientras que Fischer se hizo con siete partidas, y once encuentros acabaron en tablas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario